martes, 8 de agosto de 2017

Lugano

Casi once años desde mi primera visita a Lugano, aprovechamos la pasada Semana Santa para acercarnos a pasar el día en esta bella ciudad del sur de Suiza. En Zug auguraban lluvia, mientras que allí pronosticaban un tiempo espléndido. Además, por si quedaban dudas, ahora, con el nuevo túnel se tarda menos de dos horas en llegar.
La estación está en un alto desde el que podemos ver buena parte de la ciudad y del lago, así como el conocido monte Bré.


Decidimos bajar caminando, y ver la catedral de San Lorenzo, aunque solo por fuera, ya que está en restauración. Un cartel avisa de que abrirán en algún momento del 2017, sin especificar cuándo. Se nota que hemos abandonado la estricta y precisa zona alemana para entrar en la italiana…




Seguimos bajando y llegamos a la Piazza Riforma, donde encontramos la oficina de información y turismo.




Nos recomiendan acercarnos a la iglesia Santa Maria degli Angioli, cosa que hacemos bordeando el lago. Su fachada es bastante simple, pero en el interior podemos admirar un enorme fresco que representa la Pasión y la Crucifixión de Cristo, con un total de 150 personajes. Su autor, un artista italiano llamado Bernardino Luini (1480 – 1532) fue discípulo de Leonardo.


No dejaban hacer fotos, lo que me fastidia, aunque lo acepto, pero es que tampoco tenían información, ni en inglés ni en español. Esto, unido al fiasco de la catedral empezó a molestarme. Debe ser que estoy acostumbrado a la eficacia germana y he perdido mis raíces mediterráneas.
En la Red he encontrado esta página en la que hay buenas imágenes.
Regresamos entonces hacia el centro caminando por el paseo que hay junto al lago. Había mucha gente, pero como es amplio, y sobre todo, largo, se puede andar sin encontrar demasiados obstáculos, y el día invitaba a ello.






Estuvimos considerando tomar uno de los barcos que recorren el lago, pero era un poco tarde y al final nos inclinamos por visitar el Parco Civico, que estaba plagado de flores. Allí me entretuve un buen rato tirando fotos como un poseso.






El parque es precioso, las flores estaban en su mejor momento y solo me sobraba algo de gente, en especial los que no respetan los carteles que piden que no se pise el césped.





Los tulipanes, tomados a contraluz, destacaban sobre el cielo azul.




Seguimos el recorrido hasta llegar hasta una improvisada playa.



Desde allí caminamos hasta la falda del monte Bré para tomar el funicular. Van llegando nubes, pero no nos resistimos a dejar pasar la oportunidad de ver la ciudad y el lago desde lo alto. Las vistas son magníficas.




Lo malo fue a la vuelta, ya que el funicular solo funciona dos veces por hora, algo inconcebible considerando la cantidad de turistas que esperábamos para usarlo. Después de una larga espera que se me hizo eterna, logramos bajar y un autobús nos llevó hasta la estación.

El monte Bré se une entonces a esa lista que guardo de sitios en los que ya estuve y a los que, a Dios gracias, no tengo que volver. Me gustaría conocer más de la parte italiana de Suiza, pero experiencias como la de Lugano la verdad es que desaniman un poco. En fin, vamos a quedarnos con lo bueno, que también hubo mucho, y olvidar lo malo. El día fue espectacular y no quiero que os quedéis únicamente con unas críticas que hago de forma constructiva.

12 comentarios:

RosaMaría dijo...

Las bellezas del lugar hacen olvidar lo demás. Estupendas vistas, fotos magníficas, no sé con cual quedarme. hermoso paseo. Gracias, abrazo grandote

Nélida G.A. dijo...

Lugano, un lugar muy bonito.
Siempre hay cosas que empeñan una visita, pero afortunadamente son cosas puntuales y no suelen repetirse, o sí (depende de cada caso, claro).
A mi me gustó este particular paseo tuyo por esta ciudad, sobre todo las vistas tanto a pie de Lago como desde lo alto del Bré. La panorámica que tomaste desde lo alto, me pareció preciosa.
También me gustó mucho la foto 21 por ese tono malva de las ¿siemprevivas? (eso me pareció) hacen el efecto óptico de que los tulipanes están flotando en el agua. Me gustó el contraluz de la foto número 25. Y la número 26 me encantó, mi favorita, porque me transmite muchas cosas y sensaciones, la que más.
Gracias por compartir, amigo.
Un beso.

Frine Laena dijo...

En cada zona unas flores distintas plantadas, te hacen distintas las fotos, y quedan bonitas.
El funicular en España puede ser peor, El Teide de 2 a 3 horas

unjubilado dijo...

Puedo permitirme el lujo de acercarme para saludarte, pero la mayoría de fotos no me cargan, estoy en Broto con una velocidad ridícula y usando los datos del móvil que ya me he gastado en una ocasión y he tenido que contratar 3 gigas más, así que el otro blog en esta ocasión no lo puedo visitar, los datos me duran menos que los caramelos a la puerta de un colegio.
Un saludo

Giga dijo...

Vistas del lago desde la parte superior son hermosas, pero las flores también ensombrecidas aspecto precioso. Saludos.

Ligia dijo...

Disfrutando con tus imágenes, ya sea de flores, de edificios o de lagos, una maravilla ese lugar aunque haya tenido sus inconvenientes, pero creo que ha merecido la pena. Abrazos

Senior Citizen dijo...

No te quejes, que el paseo fue precioso y esas fotos de las flores junto al agua son de lo más originales.

lola dijo...

Hola Tawaki, me han encantado las fotos de las flores, ciertamente la de los tulipanes es espectacular.
Ya veo que tu cabeza está tomando una sospechosa forma cuadrada;-) pero te entiendo, cuando una persona se acostumbra a la precisión y a todo bien hecho las cosas hechas un poco a la bartola, que diríamos nosotros, nos molesta bastante.
Saludos,

Carmen Viajes y Rutas dijo...

Pues a pesar de las cosas negativas, como bien duces, hay que quedarse con lo bueno y el lugar merece la pena ser visitado, me ha encantado. Me sumo con los comentarios sobre las fotos de las flores y me quito el sombrero con el primer plano de los tulipanes.
Un abrazo
Carrmen

nélida dijo...

Precioso paseo, me encantó. Lo de las iglesias es figurita repetida jajjaa
Las mejores fotos de flores, son las que tomaste bien de cerca. Inspiran.
Besos

Tawaki dijo...

Rosa María, en días tan soleados como éste el lugar se llena de gente y hay que hacer hueco a todos. Creo que llegamos en el mejor momento para ver las flores.

Nelida G.A., tuve mucha suerte con las flores y el sol. La luz era preciosa y daban mucho juego para las fotografías. No sé si son siemprevivas, pero efectivamente, dan la impresión de que los tulipanes nadan en el agua. Fue un paseo precioso.

Frine Laena, y todas las flores en su mejor momento, fue una suerte. El problema es que yo comparo con los funiculares de otras partes de Suiza, no con los de España, je,je.

Un jubilado, muchas gracias por la visita, pero no gastes dinero para ver las fotos. Aquí estarán, esperándote, para cuando vuelvas a civilización ;)

Giga, aprendí hace tiempo a sacarlas desde abajo, aprovechando la luz del sol, y creo que quedan muy bonitas.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Ligia, claro que merece la pena, lo que pasa es que estoy muy mal acostumbrado a la eficiencia suizo-alemana y este caos me sienta ya mal. Eso si, el lugar es precioso y muy soleado.

Senior Citizen, me gusta contar las cosas como son, bien par que se mejoren los fallos,bien para que mis lectores sepan qué se pueden encontrar, de bueno y de malo.

Lola, y tan cuadrada, como que ahora me indigna la suciedad de las calles en España, que no se respeten los pasos de cebra, etc. El lugar es precioso, pero más cerca del caos mediterráneo que de la eficiencia suiza.

Carmen, tienes que probar a fotografiar las flores desde abajo y contra el sol. Quedan muy chulas y seguro que te gustan.

Nélida, nunca entenderé eso de que cierren las iglesias a todas horas, pero se ve que es una batalla perdida. El lugar, con sus defectos, es precioso y bien merece una visita. Sobre todo si ya va uno advertido.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.